| Home
19-WEB

Yo he pasado por eso

Escribió el salmista: “Antes que fuera yo humillado, descarriado andaba; pero ahora guardo tu palabra” (Salmo 119:67). Haciendo las cosas mal, aprendió por fin a hacerlas bien.

La mayoría de los triunfos en la vida se obtienen a base de “probar y cometer errores”. Muchas veces fracasas no porque no alcanzas tu meta, sino no porque no te has esforzado para conseguirla. Es lógico que si odias el trabajo que haces, no lo harás bien. Sin embargo, tal vez encontrarte en esa situación lamentable te obligue a perseguir lo que te gusta hacer y aquello para lo que estás dotado.

Cuando tú mismo has fallado, eres más tolerante con otros; en lugar de apuntar con el dedo acusador, ves la necesidad de tenderles una mano.

Te acordas del pozo del que Dios te sacó y decis con agradecimiento y humildad: “Yo he pasado por eso”. Sabes bien lo que duele el fracaso y entiendes cómo se sienten y por lo que han pasado otros. Esas experiencias hacen de ti un mejor amigo, mejor maestro y mejor ejemplo de la gracia de Dios.

Comments are closed.