| Home
23-WEB

La Palabra de Dios roca inamovible

Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. (Mateo 7:24-25)

Perder un empleo, el final de una relación, una enfermedad o un cambio repentino nos pueden decir mucho sobre qué o quién sustenta nuestras vidas. A veces es una persona, un recurso financiero o uno mismo. Si comparamos nuestras vidas con la construcción de los dos fundamentos en la ilustración que Jesús narró, podremos evaluar si tenemos nuestra base cimentada en la prudencia o en la insensatez.

Si colocamos a alguien o a las circunstancias, que son vulnerables, como el sostén de nuestras vidas podemos tener la certeza de que sufriremos el derrumbe. La Palabra de Dios es roca inamovible. Haz de ella tu alimento y tu sustento diario. Escúchala, léela, estúdiala y practícala. En los momentos de incertidumbre, confía y depende más de la Palabra del Señor que de las palabras de los hombres.

Comments are closed.