| Home
#3

El afán y la ansiedad

El Señor Jesús en Mateo 6:25-33, nos hace reflexionar sobre la importancia de confiar en él y en su cuidado.    

En varias ocasiones Jesús nos enseña en el Nuevo testamento diciendo “No os afanéis”, lo que nos dice que con frecuencia caemos en el afán o en la ansiedad (en el texto bíblico se usa la misma palabra griega para “afán” y “ansiedad”)…

Es  muy interesante ver que el Maestro utiliza aquí dos ejemplos de la naturaleza para enseñarnos la importancia de confiar en su fiel cuidado, nos habla de las aves del cielo y de los lirios del campo. Ellos no padecen de ansiedad, y Dios cuida perfectamente de ellos. 

El versículo treinta de Mateo 6 nos dice: “Y si la hierba del campo que hoy es, y mañana se echa en el horno, Dios la viste así, ¿no hará mucho más a vosotros, hombres de poca fe?”.

Nos enseña que la ansiedad (es decir, la preocupación y la aflicción) encuentra un terreno fértil para echar sus raíces en un corazón de poca fe. Ya que la fe viene por el oír la palabra de Dios, y la confianza en el Señor se hace sólida en la comunión con él, entonces debemos escoger orar en vez de preocuparnos.   

La ansiedad impide la verdadera búsqueda del reino de Dios y su justicia , perdiendo por tanto las verdaderas y poderosas bendiciones y revelaciones que Dios ha preparado: Mateo 6:33 “Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Dale a Dios el primer lugar y todas las demás cosas vendrán sobre ti.

Comments are closed.